Indicios


Hoy iba en coche
y una gaviota parecía seguirme desde lo alto.
Me miró, girando su pico,
como muy de cerca,
mientras yo agarraba el volante del día.
No creo que haya una correspondencia mágica
en cada cosa que vivimos,
pero a veces pareciera
que todo está gritando alrededor
y basta con dejar que lo invisible se haga patente
para sentirse conectado con el mundo.
¿Será quizás entonces cuando te vea
cruzar la carretera y mirarme
desde el corazón de la tierra?
.
.
.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s