Pedestal y cima


He venido a perder el alma.
¡A alejarme
aún más y de todo!
¡A largarme! Arriba,
en la montaña,
no quedan rastros de ti.
Las altas rocas, almohadas templadas,
impulsan a volar los sueños, despeñándolos
por el abismo de mi corazón dormido,
la piedra más fría
rodando tinta roja por el musgo.
Desde aquí, el cielo,
una ventana única entre el horizonte y el cosmos
y mis manos, así pequeñas, sus hojas que cierran y abren
la vida
a las estrellas.
¡Un salto bastaría para verte!,
mas
no hay escalones que se incrusten en mi odio,
y escalar este rencor de mil barrancos.
Tan solo mis labios
reblandecen la sima
en un gesto, fortuito,
sideral,
que se arranca en mi memoria.
¿Será ya demasiado tarde
para lanzarme a morir en tu busca?
.
.
.

2 comentarios en “Pedestal y cima

  1. Julio G. Alonso

    He estado disfrutando tus últimos poemas que concluyen en éste último de diciembre. Creo que, aprovechando esta revuelta primavera, podrías retomar las publicaciones, Ventura, siempre de interés y cada vez más y mejor resueltas con tu estilo personal. Un abrazo.
    Salud.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s